martes, 1 de diciembre de 2015

LOS ESTUDIOS GRAFOLÓGICOS DE PERSONALIDAD EN EL ÁMBITO JUDICIAL

Imagen extraída de http://roleplayjuridico.com/
Un informe grafológico de personalidad suele solicitarse habitualmente para conocer a quien escribe, pero este conocimiento puede hacerse por diferentes motivos: Porque se quiere establecer una relación comercial o laboral con la persona, para conocernos en mayor profundidad, para conocer a nuestra pareja, amigo…

No obstante, en algunas ocasiones, los informes de personalidad pueden ser requeridos también en los Tribunales de Justicia. Algunos ejemplos de este tipo de informes “pericial-grafológicos” podrían ser:
o      En los casos de separación, para establecer el perfil psicológico de un miembro de la pareja o de los hijos.
o      En casos de acoso, para valorar hasta qué punto en la personalidad del presunto acosador hay rasgos que indiquen que podría haber llevado a cabo los actos que se le imputan. También para comprobar si el acoso al que ha sido sometida la víctima le ha afectado a nivel psicológico.
o      Cuando hay causas abiertas por malos tratos, tanto a nivel de pareja como hacia los hijos o cualquier familiar, el informe nos permitirá aislar señales de agresividad, crueldad, etc. en el presunto agresor o ver las secuelas psicológicas que podría haber causado a las víctimas.
o      Y en cualquier otra situación donde se estime oportuno por parte de alguna de las partes actoras del procedimiento judicial por considerarse útil el informe pericial grafológico como prueba.

A lo largo de mi ejercicio profesional he tenido algunos casos judiciales en los que se me ha requerido como grafóloga y no como perito calígrafo.

En una ocasión se trataba de un caso de acoso en que una chica era presuntamente acosada por uno de los jefes de su empresa. Antes de presentar una denuncia por acoso sexual, sus abogados optaron por solicitar un informe grafológico de personalidad porque tenían una nota manuscrita del presunto acosador y pensaron que quizás mediante ella podría describirse el perfil psicológico del demandado y que ello facilitaría su causa.

         Del estudio del escrito y la firma que le acompañaba, pudimos establecer que la personalidad del encausado cuadraba con rasgos personales de perturbación sexual. El estudio grafológico describía a una persona con gran facilidad para tomarse libertades e invadir el terreno de los demás sin que éstos se lo permitieran.

         Una vez realizado el informe, los abogados lo presentaron a la empresa con el fin de frenar la situación y evitar el proceso judicial.

         Otro caso de corte similar en el que he trabajado, es el de una chica que estaba separada y su ex-marido le enviaba cartas manuscritas continuamente con amenazas de todo tipo. En la escritura se veía una grave perturbación con obsesiones, que hacían a la chica temer por su propia vida e incluso por la integridad de la hija que tenían en común. Solicitó que le elaborase un informe grafopatológico y de personalidad para utilizarlo en la causa judicial de separación.

         La variedad de casos en los que un informe grafológico puede ser útil es amplia (he trabajado con la letra de un niño que maltrataba a los padres…., una profesora que acosaba a los alumnos…)

         En la mayoría de ocasiones estos informes se utilizan como prueba judicial, sin que tenga que intervenir el grafólogo en el proceso, no obstante el grafólogo también puede ser citado para declarar ante el juez. En estos casos generalmente se nos da poca credibilidad, ya que no terminan de creerse del todo que sólo con un escrito firmado se pueda llegar a conseguir un estudio tan profundo de personalidad y la parte contraria intenta desprestigiar a toda costa nuestros informes.

         Poco a poco se van admitiendo nuestros trabajos con mayor credibilidad y va aumentando nuestro prestigio, no obstante, todavía no se ha llegado al punto de que exista en los juzgados un listado de Grafólogos como lo hay de otros Peritos Profesionales.

         Esperamos que al final, mediante la constatación de la valiosa aportación que hace la Grafología,  sitúen en el lugar que corresponde esta prueba, sencilla de aplicar (Cuando se tienen los conocimientos necesarios) y con un alto índice de acierto en el diagnóstico (Tanto como cualquier otra prueba de personalidad que se pueda lleva  a cabo por otros especialistas)
 

         

martes, 17 de noviembre de 2015

CUANDO TU FIRMA NO TE DEFINE

¿Qué es una firma? La podemos entender como la marca o sello de nuestra personalidad; con ella nos identificamos y nos damos a conocer en diferentes situaciones: Cuando firmamos un contrato de alquiler, de trabajo, hacemos la declaración de hacienda, compramos un piso, abrimos una cuenta en el Banco…. Ninguna de las situaciones mencionadas sería válida si no fuera acompañado de nuestra firma.

Además no está sometida a ninguna regla, podemos firmar a nuestra imagen y semejanza, es decir como más nos guste. Todo es válido y se acepta.

¿Qué se puede ver en la firma?  Podemos encontrar valiosos datos, que definen a quién firma, partiendo de la simbología del nombre y los apellidos, situación en que se ubica en cuanto a izquierda-derecha y proximidad con respecto al texto, dirección, tamaño (En altura y anchura) de las mayúsculas, grado de legibilidad….Con toda la información extraída de las características que definen la forma de poner el nombre y los apellidos podemos hacer un estudio de personalidad importante. Pero además con los rasgos que se trazan en la rúbrica: si son angulosos, curvos, grandes, pequeños, sencillos, complicados… podemos ampliar aún más nuestro estudio. Pero el máximo de información lo vamos a obtener si contamos con unas líneas de escritura firmadas.

Digo el máximo de información porque en el texto de un escrito nos mostramos tal y como nos gusta que nos vean, se trata del “yo social”, que por supuesto no es del todo natural porque siempre intentamos dar una imagen mejor de nosotros mismos ante los demás. Y en la firma mostramos nuestro propio yo; sería el “yo auto-observado”. Cuanto mayor igualdad hay entre firma y texto mayor naturalidad habrá en la forma de mostrarnos ante los demás, la persona será más sincera y natural; aparentará menos, por ello la conoceremos tal y como es en realidad.

¿Se pueden cometer errores al interpretar la firma? La experiencia me dice que la Grafología no suele fallar, aunque me he encontrado con algunos casos a lo largo de mi carrera profesional que me hicieron dudar en su día, aunque al final, al ver que la persona no reconocía en ella las características de personalidad que mostraba su firma, haciéndoles ciertas preguntas clave, llegamos a la conclusión de que las interpretaciones eran correctas.
 
El primer caso con el que me encontré fue la firma de María, que he reproducido tal y como la recuerdo.

Tal y como nos dice la grafología, el nombre simboliza el entorno familiar y el apellido el padre y el entorno social-profesional cuando se llega a la vida adulta.

Al ver esta firma le dije que se sentía muy a gusto con la familia, con la madre y que tenía un entorno familiar muy positivo. El ambiente social, por el contrario le resultaba más desagradable y se sentía francamente mal, también le dije que las relaciones con el padre tampoco debían ser nada positivas.

Me miró con cara extrañada y me dijo: “No has dado ni una” y me contó su situación explicándome que su vida familiar era un desastre, que cuando cumplió los 15 años sus padres se separaron, su padre se fue a vivir a Francia y su madre les dijo que no podía hacerse cargo de ellas que se iba a vivir con su nueva pareja y vendían el piso para pagar las deudas que tenían, que quería iniciar una nueva vida libre de cargas. Tenía una hermana de 18 años que medio vivía con su novio y se tuvieron que ir a vivir a la casa del novio. Había tenido que dejar de estudiar porque tuvo que trabajar en todo lo que le salía, igual que su hermana. Que odiaba a sus padres porque le habían destrozado la vida y que por supuesto no tenía vida familiar, ni positiva ni negativa.

Le hice una serie de preguntas sobre cómo se le había ocurrido firmar así, por qué ponía así su nombre y me dijo, Ah! Por eso… “es que un amigo me ha diseñado la firma, él me diseñó la primera parte y esta parte de la derecha la he añadido yo”.

Me resultó curioso, entre otras cosas, porque desconocía que alguien se dedicase a diseñar firmas a los amigos. La chica añadió… Ah! Entonces será mi amigo el que está a gusto con su familia, la verdad es que tiene una familia muy acogedora, y hay una gran armonía en su casa.  

Un tiempo después me encontré con otra firma con la que me pasó algo parecido.
           
Juli era una señora de unos 50 años casada y con dos hijos, era francesa. También al interpretar su firma le hablé del posible problema con el padre y tal vez algún problema social o laboral que le tenía inquieta.

Me dijo que no tenía ningún problema con su padre, que le quería un montón y que además estaba totalmente feliz con su trabajo en el Liceo. De pronto caí en la cuenta de que en Francia al casarse adoptaban el apellido del marido y le comenté si tenía problemas con su marido y me dijo que de ninguna manera, que se llevaban muy bien y eran muy felices.

Eso me dejó bastante descolocada porque no le encontraba la explicación a esa línea vertical totalmente tachada, y además con tanta saña. Entonces le pregunté… y entonces por que haces este garabato de la derecha y me dijo, con mucha lógica: “Es que esto es el apellido de mi suegro, que tengo que poner por obligación,  y mi suegro es la persona más odiosa que he conocido en mi vida”, me hizo gracia porque añadió “Imagínate que tú tuvieras que poner el apellido de tu suegro en lugar del de tu padre, que te obligaran por ley a quitar el Belda”.

Desde luego la explicación era de lo más lógica y el reflejo en su firma era el mismo, solo que en la simbología que manejamos no aparece en ningún caso el “suegro”.

He puesto estos dos ejemplos para que os deis cuenta de que podemos cometer errores, pero que la Grafología no se equivoca. Cuando interpretamos una firma aludimos a la simbología colectiva, pero muchas veces pueden traicionarnos símbolos poco convencionales o que otras personas puedan “diseñar” firmas (Aunque nos consta que a muchos políticos y artistas buscan asesores grafológicos para mejorarlas y así dar una imagen más positiva de sí mismos).

sábado, 26 de septiembre de 2015

CÓMO PUEDE LA GRAFOLOGÍA AYUDARTE EN LA ELECCIÓN DE LA PAREJA IDEAL

Ilustración extraída de www.el124.com
Como ya se ha hablado en otras ocasiones, la grafología es una técnica basada en el análisis detallado de la escritura para, a través de los diferentes rasgos que la conforman conocer las características psicológicas de la persona que escribe.

Consideramos que es una buena forma para conocernos a nosotros mismos
con mayor profundidad, y sobre todo de descubrir nuestros puntos fuertes (Características que nos gustan de nosotros mismos y de las que nos sentimos orgullosos) y también nuestros puntos débiles (Aquellos que no nos gustan tanto o que cambiaríamos si nos diéramos cuenta de ellos).

Muchas veces, cuando nos juzgamos somos permisivos y nuestros defectos no nos lo parecen tanto (Estamos acostumbrados a convivir con ellos toda la vida) pero solemos ser más críticos con los demás y les juzgamos con mayor rigidez. No debemos olvidar que todo el mundo tiene cosas positivas y otras que no lo son tanto (pequeños defectos en la conducta como por ejemplo: la pereza, la mentira, el desorden, la irritabilidad…)

La grafología te ayudará a conocerte mejor, sin disculpas ni comparaciones con otros y también sin excusas. Si te conoces en profundidad podrás poner de tu parte los medios necesarios para mejorar y superar aquellas cosas “negativas”, o que no te gustan de ti mism@.

Del mismo modo que te puedes conocer mejor a ti, podrá ser útil también a la hora de conocer a otras personas. Muchas veces, a la hora de iniciar una relación nos preguntamos cómo es la persona que tenemos delante, porque partimos de la base de que al principio, con los deseos de agradar y quedar bien, todos damos una imagen “perfecta”; no nos mostramos tal y como somos en realidad, y cuando nos damos cuenta de cómo es el otro/otra a veces no nos gusta tanto y otras veces nos ha tocado pasar por experiencias desagradables para descubrirlo.

Habitualmente, en las relaciones de pareja, los inicios son románticos y hermosos. Según pasa el tiempo, pueden surgir algunos roces o pequeños conflictos sin importancia, como algún problema de celos, que incluso nos resulta halagador….

Esos problemillas iniciales, pueden ser algo normal, pero a veces se van  agudizando y resultan agobiantes.

En esos momentos es cuando se suele pensar “Si hubiera sabido como era en realidad nunca hubiera salido con el/ella”.

En este punto la Grafología puede ayudarte. Podemos realizar estudios de personalidad si nos facilitas una carta escrita a mano por tu pareja (O posible pareja) firmada. De este modo contarás con más información sobre cómo es en realidad, sus virtudes y sus defectos, aquello que tiene de positivo y aquello que resulta negativo. Incluso si hay algún problema de personalidad grave (Agresividad, infidelidad, egoísmo, celos patológicos…)

Pero también podemos ir más allá: Si contamos con escrituras de los dos miembros de la pareja podemos realizar un estudio de complementación entre ambos: si la relación es viable o si hay características que pueden hacer difícil la convivencia. También os podemos orientar sobre los cambios en la conducta que debería hacer cada uno con el fin de conseguir una relación más positiva ya que con esfuerzo uno mismo puede modificar ciertos rasgos de su carácter.

Incluso podemos ayudaros a modificar vuestra letra para realizar los cambios de conducta deseados, aquellos que os lleven a conseguir una mayor armonía personal y de pareja.

Conseguir una relación estable no es sencillo, adaptarse a otra persona con una educación y valores distintos es toda una tarea. Además la convivencia es difícil porque en el día a día es donde de verdad se ve al otro “al desnudo”, sin “maquillajes” ni adornos.

Antes de adquirir un compromiso serio, una relación estable, sería bueno conocer profundamente a la persona que tenemos delante. O al menos, saber si los caracteres de las personas que van a convivir son compatibles entre sí.

Desde CENPSIGRAF os damos la posibilidad de conoceros, de conocer a vuestra pareja, de saber si sois compatibles el uno con el otro, y también de saber qué deberíais cambiar para llevar una relación más armónica. Todo ello a través de un escrito de cada uno de vosotros.




Carmen Belda García-Fresca
Directora de CENPSIGRAF

viernes, 11 de septiembre de 2015

LA PERICIA CALIGRÁFICA EN OBRAS DE ARTE

Hasta el Siglo XIX lo más importante en los cuadros no era la firma, se valoraba más la escuela a la que pertenecía el pintor o la temática representada, por ello el Perito Calígrafo no tiene ninguna competencia. Hay que tener en cuenta que cada pintor preparaba sus propios lienzos y sus pigmentos, algo que aprendían de sus maestros.

Hoy en día, con análisis químicos se podría llegar a saber si un cuadro pertenece a la época que se dice o si está hecho por un pintor o escuela concreta porque cada una de ellas utilizaba sus propios métodos y mezclas en la preparación de lienzos y colores.

El principal problema de verificación comienza en el S. XX en que se empiezan a comercializar óleos y pinturas de distintos tipos y lienzos preparados para cualquier persona que los quiera adquirir. A partir de ese momento ya no se valora tanto la escuela o la temática de los cuadros sino la firma del pintor que los realiza.

Está claro que falsificaciones las ha habido siempre, pero en el momento actual, además de realizar cualquier prueba de verificación por expertos (Hay personas que se especializan en pintores concretos y conocen perfectamente su forma de manejar el pincel o trazar líneas sobre un tipo concreto de soporte) con análisis del tipo de papel habitual en un pintor, la época de fabricación, tipo de pintura y combinación química del momento en que deberían estar pintados, etc. se impone la autentificación de la firma, ya que es el verdadero sello del autor.  

Es pues, a partir de artistas del siglo XX, cuando se necesita estar seguros de si un cuadro ha sido pintado por el artista cuya firma aparece estampada en el cuadro. Desde hace tiempo ya se solicita el trabajo de un Perito Calígrafo para tener un certificado de autenticidad.

Está claro que también se hacen pruebas del estilo del pintor, de sus temáticas principales… En una palabra, los expertos en arte analizan toda la obra y forma de hacer de cada artista para comprobar si el cuadro que se presenta puede encajar en la época, estilo del momento, etc.

Los Peritos Calígrafos nos ocupamos de la firma únicamente ya que para reconocer y validar la pintura están aquellos verdaderamente entendidos en cada pintor.

Recuerdo un caso en que tuve que verificar la firma de dos dibujos de Picasso (Uno de ellos es el que se puede ver en la ilustración). 

La persona que me los trajo estaba segura de que eran de él, de hecho los había llevado al Museo Picasso para que se los autentificaran y me comentó que “esos no tenían ni idea”. Pude ver los originales porque, aunque los tenía custodiados en una caja fuerte, me los trajo a mi despacho.

Lo primero que hay que hacer en estos casos es obtener fotografías de las firmas del cuadro de cuya autoría se duda y después fotografías de todas las firmas reales del autor, todas aquellas a las que podamos tener acceso. Es prácticamente imposible poder trabajar con originales debido a que los cuadros auténticos están en museos y suelen ser inaccesibles, todo lo más se pueden obtener fotografías, y no siempre. Por ello se recurre a catálogos en los que la firma suele ser visible y fotografías facilitadas por los propios museos o personas que solicitan nuestro trabajo.

En el caso de Picasso conté con varios catálogos que me facilitó mi cliente y firmas obtenidas por distintos medios. Obtuve un amplio muestrario de firmas de distintas épocas y estampadas en distintos soportes (Dibujos, oleos, escritos…) 

Una vez analizado el estilo de la firma auténtica, direcciones, formas de unión, distancias, etc. y comparados todos estos términos con las firmas de que se dudaba llegué a la conclusión de que las firmas de los dibujos no pertenecían a Picasso. Eran imitaciones, algo muy habitual en autores de tanto renombre.
El cliente no aceptó con agrado mi veredicto y al igual que dijo “En el Museo Picasso no tienen ni idea” me dijo que yo no sabía trabajar, que estaba seguro que eran de él, y que terminaría encontrando alguien que se los autentificara.

Está claro que cuando le dices a alguien algo que no quiere oír, y en este caso la cuestión suele ser de mucho dinero, se encuentran reacciones de todo tipo. 

En estos momentos estoy trabajando con varios cuadros falsificados que suponen un verdadero fraude. Conjuntamente con expertos en analizar papeles y estilo del pintor se está llegando a descubrir la verdad.

Esta variedad de Pericia Caligráfica resulta apasionante, sobre todo para aquellos a los que nos gusta el arte y disfrutamos viendo una pintura, pero sobre todo tenemos como objetivo llegar a la verdad sin dejarnos intimidar ni coaccionar en ningún sentido. 

Entiendo que las obras de cada pintor deben permanecer intactas, sin que nadie las manipule o intente lucrarse de forma fraudulenta utilizando su nombre.

Carmen Belda García-Fresca

sábado, 18 de julio de 2015

CURSO DE DIBUJO INFANTIL ¿TE INTERESA?

Continuamos cerrando horarios y programas para 2015-2016.

Aquí os presentamos el curso titulado: "Los dibujos de los niños y su interpretación?



Os dejamos el temario por si fuera de vuestro interés.



Estos son los horarios.



Si queréis más información, podéis poneros en contacto con nosotros: cenpsigraf@soespgraf.com / 963423137 / 644483137

sábado, 11 de julio de 2015

PREPARANDO EL CURSO 2015-2016

Estamos  empezado a preparar la propuesta de cursos para el próximo año lectivo, 2015-2016. Como habitualmente, ofrecemos los Cursos de Grafología y Pericia Caligráfica.

A continuación podéis ver el contenido de los Cursos de 1º y 2º Nivel:





Acabamos de cerrar los horarios de ambos cursos y por tanto la matrícula ya está abierta:



Estos cursos se impartirán en Cenpsigraf (Valencia) C/ San Vicente Mártir, 186-1º-1; 46007-VALENCIA.

¿Te interesan? Ponte en contacto con nosotros vía mail (cenpsigraf@soespgraf.com) o por teléfono (963423137 / 644483137)

martes, 7 de julio de 2015

LA FORMACIÓN DE LA ESCRITURA EN LOS NIÑOS



Con la aparición de la imprenta en primer lugar y posteriormente la máquina de escribir y los ordenadores, la escritura manual parece haber sido relegada a un segundo plano. En los tiempos que corren, no sentimos la necesidad de manejar un bolígrafo o lapicero tan a menudo como antes, ya que con simplemente pulsar teclas podemos transcribir todo aquello que queramos plasmar o, como ocurre en sistemas más modernos, sólo lo decimos en voz alta y aparece directamente escrito en la pantalla de un ordenador.

La escritura, tan importante en otros tiempos, ha perdido parte de la relevancia que tenía antes, sin embargo, se sigue enseñando en las escuelas, y ocupa un lugar primordial en la educación.

Es esencial, por tanto, que los niños aprendan a escribir correctamente. El sistema educativo se centra básicamente en la ortografía y en la correcta utilización del lenguaje, dejando cada vez más de lado la forma de las letras en sí. Sin embargo este es un tema que no debemos dejar escapar,  dada la relevancia que el hecho de escribir correctamente puede tener en el desarrollo posterior del niño.

Mucha gente confunde tener una letra bonita y llamativa con que esta sea positiva, sin embargo, y dado que es necesaria la legibilidad y que además la claridad es un factor esencial, debemos entender como positiva aquella letra que se pueda leer en su totalidad, que no tenga retrocesos innecesarios, tachones, borrones, etc;

Hay muchos otros aspectos que será necesario tener en cuenta para que el aprendizaje de la escritura se lleve a cabo de una manera adecuada, entre ellos destacamos:

     En primer lugar, es muy importante enseñar a los niños a coger correctamente el útil (sean diestros o zurdos, la postura que deben adoptar es muy similar); esto repercutirá  en la buena formación de la letra, y a sentarse adecuadamente a la hora de escribir, lo que evitará problemas de columna, de muñeca, de hombro…
Al ver escribir a los niños, nos damos cuenta de cómo los maestros suelen pasar por alto todos estos detalles. A veces se crean hábitos posturales muy difíciles (o casi imposibles) de corregir cuando nos llegan los niños a hacer una reeducación de la escritura.

     Otro problema que también se suele apreciar en el modo de escribir de los escolares, es la mala utilización del espacio gráfico (márgenes, separación de líneas, separación entre palabras / letras), lo cual es normal en niños muy pequeños, pero no debería serlo tanto en adolescentes. El hecho de que el conjunto de la escritura aparezca desordenado y confuso, da una imagen caótica, lo cual suele hacer que los profesores perciban falta de interés y desorganización general, cuando simplemente es un mal hábito que también puede corregirse (con esfuerzo por parte del alumno y un programa de reeducación adecuado).

     En tercer lugar, puede advertirse una falta de diferenciación en las zonas de la letra. En ocasiones no se acierta a distinguir una “l” de una “e” o una “n” de una “p”,  por ejemplo. Esto viene motivado porque el tamaño de las diferentes letras es muy desigual, lo cual unido al desorden mencionado en el punto anterior, puede dar lugar a una caligrafía difícilmente comprensible.

La grafología nos ayuda a interpretar el significado psicológico de los rasgos que componen la escritura. Pero esto es aplicable una vez se ha formado la escritura en sí, cuando la persona ya es capaz de imprimir su “huella personal” en las letras que traza. Si ya desde pequeños se adquieren malos hábitos, la letra en lugar de evolucionar, se va volviendo cada vez más confusa, lo cual es negativo, ya no sólo por su significado psicológico sino por su poca funcionalidad en la vida diaria.

Desde esta disciplina, los rasgos anteriormente enunciados (desorden del espacio gráfico, indiferenciación de letras etc.), nos estarán hablando de unas características concretas de conducta, como confusión de las ideas, egocentrismo, tendencia a la mentira, problemas con la distribución del tiempo y del espacio, falta de límites en las relaciones con otras personas etcétera.

La experiencia nos ha demostrado que mejorando la letra se pueden llegar a conseguir mejores resultados académicos e importantes cambios en el modo de actuar, si bien es cierto que los beneficios de la técnica de reeducación de la escritura se consiguen con esfuerzo por parte del niño y de los padres, ya que su éxito se basa en la realización de ejercicios diarios.